!DOCTYPE html PUBLIC "-//W3C//DTD XHTML 1.0 Strict//EN" "http://www.w3.org/TR/xhtml1/DTD/xhtml1-strict.dtd"> inter shitty 2073: ¿Quién no ha perseguido a Amy?

inter shitty 2073

El blog las verdades relativas, las reflexiones estúpidas y las referencias idiotas. Donde las cosas se aprenden desordenadamente.

26.9.06

¿Quién no ha perseguido a Amy?


Chasing Amy (Persiguiendo a Amy en español) es probablemente la mejor película de Kevin Smith. Seguramente y aunque suene a tópico, sea hasta la fecha la más madura de toda su filmografía. Después del fracaso de crítica y público que cosechó Mallrats, película de la que hablaremos es el siguiente post de esta revisión, Smith quiso posponer el proyecto Dogma para el que ya tenía escrito el guión desde los tiempos de Clerks, pero para la que todavía no no se sentía preparado para filmar (necesitaba pasta para los efectos especiales).

Después del éxito que supuso para la crítica su modestísima opera prima (Clerks costó 27.000 dólares) y el completo fracaso de Mallrats (su primera "producción" al uso, con un presupuesto de seis millones), Smith volvió a sus orígenes de ahorrador. En un espectacular alarde de economía de medios, se sacó de la manga una bellísima historia de amor que consiguió rodar con un presupuesto de 250.000 dólares, una cifra irrisoria para cualquier director norteamericano con dos películas a las espaldas. Así, su filmografía ya había pasado por todas las fases posibles. Del espectacular consenso que elevó a Clerks como película de culto, a la debacle de Mallrats. Esta circunstancia le dejó un campo de acción mucho más abierto que con el que había contado en su segunda película. En sus propias palabras, ya no se podía decir nada peor de lo que se había dicho de Mallrats, ya no se esperaba nada de él. Por fin podía hacer lo que le diera la gana sin esperar reacción de ningún tipo.


El resultado fue sorprendente. Dentro de su habitual esquema fílmico, el nuevajerseytarra puso esta vez en primer plano la historia de amor. Esta vez mucho menos plana, mucho menos adolescente. De hecho, Chasing Amy narra un romance lleno de aristas, nada que ver con las comedias románticas al uso. Smith puso unos cuantos años mentales encima de su prototípica pareja de protagonistas masculinos. El infumable Ben Affleck (al que seguramente Smith regaló los mejores momentos de su carrera con esta película para la que, por cierto, bajó considerablemente su caché) y Jason Lee (que repetía el rol de amigo irreverente y charlatán de Mallrats) son respectivamente Holden McNeil y Banky Edwards, pergeñadores de los comic-books Bluntman y Chronic, nada menos que Jay y Bob reconvertidos en superhéroes fumetas de dos dimensiones.




La amistad de la pareja se pondrá a prueba cuando Holden se enamora de la dibujante de Rutina Idiosincratica Alyssa Jones. La señorita Jones está interpretada por la bella y semidesconocida Joey Lauren Adams, rubia y de preciosos ojos azules que quizá no entra dentro de los cánones de belleza rígidamente impuestos por el establishment made in USA. Ella será la Yoko Ono de estos Lennon y McCartney del cómic underground. En primer lugar, Banky se sentirá celoso al ver peligrar su monopolio sentimental con Holden, cuando éste empieza a dar muestras de interés por la chica. En segundo lugar, el factor de que Alyssa sea lesbiana asustará al personaje interpretado por Lee, de ciertos toques homofóbicos y un tanto corto de miras. Más allá, el propio Holden se sentirá cohibido ante el hecho de que su chica haya experimentado vías sexuales que él creía únicamente propias de las películas guarras que visiona junto a su amigote los viernes por la noche.


Con este trío sentimental, Kevin Smith indagará en la verdadera naturaleza del amor (esa que nadie puede determinar a ciencia cierta por mucho que la moral y la sociedad se empeñen en consensuar), en sus obstáculos y en los prejuicios que muchas veces despierta entre los que aman. Y también en el sexo, como simple placer mundano o como forma de mostrar el amor correspondido. Chasing Amy habla de los límites de las relaciones sentimentales, sus paradojas y sus dificultades. También de la amistad y sus incongruencias. Habla, en fin, del amor y de la vida, con una contundencia, sinceridad y serenidad impropias del cine norteamericano. Es una película que desnuda sentimientos con una falta de prejuicios digna de quitarse el sombrero. En mi humilde opinión, la película romántica contemporánea más sincera, descorazonada y reveladora hasta Eternal Sunshine of the Spotless Mind.

Como paisaje de fondo, como no podría ser de otra forma, el universo View Askew: las conversaciones sobre cómic, cultura popular y cultura basura, los amigotes del actor haciendo sus cameos de rigor, chistes de tetas y culos, la aparición estelar de Jay y Bob el silencioso, mucho más comedida que en el resto de sus películas y, como no, Nueva Jersey. No dejen de visitar, por cierto, este soberbio post de Eki Films (y más cosas), todo un paseo por la ciudad al otro lado del puente que queda retratada en esta película.

4 Comments:

At 3:35 p. m., Blogger Horrorscope said...

¡Clasicazo!

 
At 11:32 p. m., Anonymous Dr.Benway said...

Está guapa, pero el final flojea mucho y cuando se ponen sentimentaloides los personajes apestan

 
At 3:45 p. m., Blogger Mycroft said...

Creo que si tuviera que describir la peli sería algo así como "Sí, pero no..." Es una buena peli, pero está tan sobrevalorada que a los que no nos atrae demasiado el universo de K. Smith, nos sigue dejando un poco indiferentes...

 
At 5:18 p. m., Blogger perrolutxo said...

Veo que horror y yo somos los más convencidos con la causa Smith. Ya lo siento, porque los post de Mallrats y Clerks son imperdonables.

Entiendo lo que usted dice doctor. La primera vez que vi la película el final me dejó un poco frío. Lo de que los personajes tiendan a ponerse sentimentales supongo que es también una de las constantes del cine de Smith. Sin embargo, en conjunto la película me gusta. Me gusta mucho, la verdad.

También comprendo que Smith no sea santo de su devoción, mycroft... Dogma o Jay y Bob el silencioso contraatacan (o como demonios se llame esa película) a mí también me resultaron bastante indiferentes. Pero soy fan de las tres primeras películas. En especial de Clerks, en cuyo legado me temo que Smith se ha meado con su última película (no lo sé, porque todavía no la he visto).

Creo que aunque nunca sea el director que muchos una vez esperamos que fuera siempre voy a defender esta trilogía.

Les agradezco a los tres sus comentarios. Un saludo!!

 

Publicar un comentario

<< Home

Web Counter
Hit Counters

Powered by Blogger