!DOCTYPE html PUBLIC "-//W3C//DTD XHTML 1.0 Strict//EN" "http://www.w3.org/TR/xhtml1/DTD/xhtml1-strict.dtd"> inter shitty 2073: Un disco para septiembre

inter shitty 2073

El blog las verdades relativas, las reflexiones estúpidas y las referencias idiotas. Donde las cosas se aprenden desordenadamente.

6.9.05

Un disco para septiembre

Llevo varios días sin colgar ningún post en este rinconcito del ciberespacio freak. Y esta vez no tengo ninguna excusa salvo la pereza y la indecisión. Uno tiene en la cabeza tanta mierda que piensa que debe soltar por aquí que, como se suele decir, no sabe por donde empezar. Además ha llegado septiembre, ustedes los asiduos recordarán que ya dimos parte de tal evento con la reproducción de la fantástica letra de la berlanguiana canción de título homónimo a este noveno mes del año. Y septiembre es un mes típicamente melancólico y pasivo. A los estudiantes les llegan los exámenes y el principio de un nuevo curso. Para los currelas empieza esa depresión-cuenta atrás hasta el próximo 1 de agosto. Y, bueno, llega el otoño. La luz toma esa tonalidad triste típica de estas alturas del año. Y es como si las cosas volvieran a empezar rutinariamente un año más y otro. Y, de paso, es como si eso nos sirviera para darnos cuenta de la fugacidad del tiempo y todas esas cosas en las que pensamos cuando miramos abstraídos por la ventana.

Las musarañas, eso es. Septiembre es el mes de las musarañas. Luego llega octubre y uno se ha acostumbrado otra vez a la rutina. Pero, ay, malditos treinta días, estos, en los que estamos ahora inmersos. Malditos días de pereza crónica.


Todas esta mezcla de reflexiones estúpidas y verdades relativas que os hago llegar surgen, por cierto, al calor de uno de mis discos otoñales preferidos. Hablo del mítico Kind of blue, del fantástico trompetista Miles Davis. La verdadera razón de ser de este post. Ya que, entre todas las cosas de las que hoy podríamos hablar, este disco se me antoja la más actual, la más coherente con estos días. Hay varias razones. Porque de toda la mierda que podría referenciar por aquí, seguramente, este disco sea lo menos estúpido. Porque New Orleans (léase niu orlins), ciudad mítica del jazz, está inundada, dejada de la mano de dios gracias a políticos retrasados mentales, llena de historias personales rotas, infectada de cadáveres, sumida en la más profunda desvergüenza. Porque toma el pulso de sentimientos como los explicados al principio: esa melancolía, ese "feel in blue" que se diría en inglés, que, a veces, a algunos nos provoca el otoño. Y porque precisamente el jazz, para mí gusto, es al otoño, lo que comentábamos que el ska era para el verano, allá por julio.

Vaya por delante que el que os habla es todo un ignorante en la materia. Mi dos primeros discos de jazz los tomé prestados en la selección de bandas sonoras de la biblioteca hará un año o dos. Woody Allen's movie music, un recopilatorio de grandes clásicos del jazz incluidos en las películas del director neuyorquino, y Ghost World, película inspirada en la novela gráfica de mismo título de Daniel Clowes, con una fantástica soundtrack que rescata, entre otros, viejos temas de aquellos míticos discos de 78 rpm. Ustedes ya sabrán, por cierto, la estrecha relación entre el jazz de 78 rpm y el cómic underground norteamericano. Gigantes de la materia como Robert Crumb son confesos coleccionistas de estas rarezas. También un viejo amigo de este blog, Harvey Pekar. Crumb y Pekar se conocieron, precisamente, a cuenta del jazz. Terry Zwigoff, director de la mentada Ghost World y del biopic Crumb, es el encargado, por cierto, de la recopilación de los temas de esta banda sonora. El personaje de Seymour, interpretado por el inconmensurable Buscemi, en aquella película, es también un furibundo coleccionista de 78s. Un personaje, por cierto, exclusivo de la película.

Pero hablemos de una vez de lo que nos atañe y dejémonos de zarandajas.
Para hablar de este maravilloso LP tenemos que remontarnos hasta 1959, año de su publicación. Para entonces, Miles Davis contaba con una máquina perfectamente engrasada para hacer jazz compuesta por seis piezas. Él mismo a la trompeta; Julian "Cannonball" Adderley, saxo alto; John Coltrane, saxo tenor; Bill Evans, piano; Jimmy Cobb, batería; y el contrabajo Paul Chambers. Este sexteto era descendiente de los primeros grandes quintetos de Davis a mediados de los cincuenta. Digamos que la máquina engrasada de la que hablábamos se había ido puliendo desde entonces con salidas y entradas de miembros por diversos motivos. Irvine Townsend fue el encargado de producir las grabaciones.


Si por algo es mítico Kind of Blue, musicalmente hablando, es por su carácter innovador dentro del jazz. Davis, animado por Bill Evans, con el que compartía gustos clásicos e influido por anteriores trabajos con el productor y arreglista Gil Evans (desconozco si había algún tipo de parentesco entre ambos), dio una vuelta de tuerca musical al concepto de la improvisación. Aunque a los no entendidos nos pueda parecer un disco de sonido netamente clásico, lo cierto es que Kind of Blue tiene raices profundamente experimentales. Como toda la creación del propio Miles Davis, que siempre se alejó de lo convencional en su afán por redefinir constantemente su música.

En este caso, los cinco temas originales de este LP se caracterizaban por un sistema modal muy simple que sustituía a los tradicionales cambios de acorde. En este nuevo modo de tocar la improvisación surgía de una forma mucho más espontánea. Las canciones se componían, tan solo, de uno o dos acordes, por lo que los músicos no tenían que estar pendientes de los cambios y podían deslizarse por el pentagrama arriba y abajo. Si el jazz es pura improvisación en sus raíces, Davis inventó la forma de agilizar esa improvisación en el estudio.

Rompiendo con esta aparente sencillez contrastan ciertos fragmentos de saxo de Coltrane, reconocido virtuoso del jazz. Ese tipo rezuma una conmovedora espiritualidad que sirvió a muchos músicos como referencia antes y después su muerte a los 41 años. Como anécdota cabe comentar una conversación entre éste y Miles Davis, de gustos mucho más elementales como vemos. Cuando Davis le preguntó a Coltrane porqué tocaba solos tan largos el saxo respondió "es el tiempo que hace falta para asimilarlos". Quien sabe si esta chulería serviría como referente a futuras generaciones de músicos. Raperos, por ejemplo.

Pero, en fin, esta es la teoría. Lo que opinan los estudiosos del jazz. A los profanos, ajenos de una visión completa de la evolución de esta música, nos queda ir aprendiendo y, mientras tanto, disfrutar de paisajes sonoros tan bonitos como los de esta sublime e imprescindible obra.

Kind of Blue se compone de cinco largos temas en los que se cruzan las melodías más melancólicas con algunos pasajes más alegres. Es, como el propio título del disco indica, un tipo de tristeza. Como el sentimiento con el que arrancábamos este post. Una tristeza a ratos alegre y esperanzadora; otros simplemente tristeza. El jazz, como los sentimientos, supongo que tienen mucho de paradójico. Las atmósferas que dibujan So what, Blue in green o All Blues representan, creo yo, parte de este punto de vista sentimental que se le pude sacar al disco. La canción que cierra el disco, por cierto, se titula Flamenco Sketches. Un año más tarde Davis publicaría otro de sus trabajos más reconocidos, Sketches of Spain. En la reedición del disco en CD, de 1997, aparece una toma alternativa de este tema que completa los cinco cortes iniciales.

Si el jazz es una música profundamente emocional, como una radiografía de los más diversos estados de ánimo, Kind of Blue bien podría haberse titulado septiembre. Porque tiene una gama sentimental dentro de sus melodías parecida a la luz de principios de otoño. Alegre, como la luz suele ser, pero inevitablemente melancólica, como lo es esta estación en este punto del planeta. Por eso era el disco que hoy merecía ser reseñado desde aquí. Cada nota de cada instrumento componen una textura única y mágica. Una especie de burbuja en la que merece la pena sumergirse en días como este. Pruébenlo si no lo han hecho. Seguramente su salud mental lo agradecerá.

7 Comments:

At 10:30 p. m., Anonymous Dr.Benway said...

El gran Miles Davis... siempre lo preferí mil veces a Louis Amstrong, lo siento a la gente le cae mejor Louis (o tal vez la gente no conoce a Miles que la cancioncita de Wonderful World no veas si da calor) pero prefiero a Miles, sin duda.

Ah a ver si un día hablas de John Coltrane.

 
At 12:06 a. m., Anonymous flux said...

Tienes toda la razón, el otoño sabe a jazz.

 
At 7:00 p. m., Blogger perrolutxo said...

Yo también prefiero a Miles y coincido con usted en que Wonderful World está en el top ten de las canciones más manoseadas de la historia. Me apunto su sugerencia, tengo por ahi un par de discos suyos...

A ver si me recomiendan buenos discos de jazz para este otoño.

Saludos a los dos!!

 
At 7:54 p. m., Anonymous Dr.Benway said...

No es exactamente un disco de jazz el que le voy a recomendar, pero si es un disco excepcional, de lo mejor que he oído nunca (al menos para mi gusto)

Friday Night in San Francisco (Al Dimeola, John McLaughlin y Paco de Lucía) los tres guitarristas dan un conciertazo bestial a base única y exclusivamente de guitarra, una auténtica pasada. Recomendado 10000000%
Ya te digo perrolutxo que no es un disco de jazz, pero es genial, fantástico, excepcional, increíble una lección de guitarra de tres colosos inalcanzables.

 
At 9:18 p. m., Blogger perrolutxo said...

Vaya, vaya... eso suena muy bien doctor. Le agradezco su recomendación e, igualmente, tomo nota.
Además nunca había oído hablar de ese disco...

 
At 10:05 p. m., Anonymous Mycroft said...

El jazz y yo no acabamos de congeniar, pero me llega más Charlie Parker...le echaré un oido más atento a Miles a ver si me convierto a la causa...

 
At 11:25 p. m., Anonymous Horrorscope said...

Miles Davis es de los mejores genios (desde mi punto de vista) que se han dado en la historia. El Jazz congenia mucho conmigo (pese a no ser un entendido en materia) porque como bien dices su carácter al igual que mi persona es triste y otoñal.
Por cierto hágase con el disco que le recomienda Doc. Una pasada.

 

Publicar un comentario

<< Home

Web Counter
Hit Counters

Powered by Blogger