!DOCTYPE html PUBLIC "-//W3C//DTD XHTML 1.0 Strict//EN" "http://www.w3.org/TR/xhtml1/DTD/xhtml1-strict.dtd"> inter shitty 2073: Homenaje al cuadrado: conexión Liverpool - Springfield II

inter shitty 2073

El blog las verdades relativas, las reflexiones estúpidas y las referencias idiotas. Donde las cosas se aprenden desordenadamente.

28.9.05

Homenaje al cuadrado: conexión Liverpool - Springfield II

Continuamos con nuestra particular conexión Liverpool - Springfield, rescatando todos (o casi) los homenajes que The Simpsons dedican a The Beatles en el capítulo "El cuarteto vocal de Homer". Si no leyeron el primer post aquí tienen el enlace, aunque, ya saben, solo tienen que mirar un poco más abajo.

Nos habíamos quedado con la formación definitiva de los Sol Fa Mi Das. El cuarteto vocal compuesto por Homer, Skinner, Burney y Apu. Sin adentrarnos, todavía en el espeso mundo de las anécdotas beatle, hay un par de gags fantásticos a la vuelta del Mercado de Intercambio que también voy a destripar. Bart confunde una pipa para fumar marihuana (bong para entendidos como ustedes) con un sujeta lápices. Es una chorrada, lo sé, pero me hace gracia, y seguramente a ustedes también. De referencias a la droga en la serie también se podrían hacer mil post, por cierto. Y, más tarde, retomando el relato musical, vemos a Homer en pleno proceso compositivo. "La caja de Al Capone no estaba vacía, aunque la culpa no era de su tía". Pese a lo pegadizo de la tonada, el cabeza de familia, tan escrupuloso y perfeccionista como suele ser, no se conforma con el resultado. Cuando Marge le enseña una de esas míticas pegatinas tan pop de "Baby on board", Homer encuentra la verdadera inspiración. "Bebe a bordo, este tio me cae gordo... Vaya, esto se escribe sólo".



Bebé a bordo será el primer éxito de Be Sharps. Como bien predestinará el manager del grupo, Nigel: "Chicos, acabáis de grabar vuestro primer número uno". Y aquí seguimos con los guiños. Cuando The Beatles se empeñaron en que su segundo single fuera una canción compuesta por ellos mismos, Please please me, a su productor, el venerable George Martin no le hizo mucha gracia. Él ya tenía un tema preparado para ellos. Pero cuando asistió a la grabación, arrepentido por su enfado, les soltó a los cuatro lo mismo que Nigel. "Tenéis vuestro primer número uno". Y así fue. La fama llama a la puerta de Be Sharps. Pero como también le pasó a The Beatles, no todo serán alegrías. Según aconseja el manager a Homer, éste debe mantener su matrimonio en secreto: "Verás, muchas mujeres querrán acostarse contigo y, claro, debemos dejarles creer que pueden". Homer responde tajante: "Bueno, Marge es muy comprensiva, si se lo explico así seguro que lo entiende". Y he aquí otra referencia al universo Liverpool. John Lennon tuvo que esconder, durante sus primeros años de fama, su matrimonio con su primera mujer, Cynthia. La razón, bueno, Nigel la ha explicado claramente.



Ya en la cresta de la ola, los Be Sharps viajan a Nueva York. En el aeropueto Kennedy les esperan la prensa y miles de fans histéricas. Aquí se retrata un episodio historico en la biografía de The Beatles. Su "conquista de América". Por el hecho, comentado en el post anterior, de que hacía años que un músico británico no triunfaba al otro lado del Atlántico, la banda no quiso dar su primera gira americana hasta tener un número uno en las listas de aquel país. Precisamente unos días antes de embarcarse en tal cruzada, estando en París, el ambiguo manager Brian Epstein les comunicó a sus cachorros la buena noticia. I want to hold your hand era número uno en la prestigiosa Billboard. A su llegada al JFK, la juventud americana estaba a sus pies. Miles de personas les recibieron en el aeropuerto. La ola de locura e histeria era inédita. Aquellos días de febrero de 1964 marcaron un hito en la cultura popular y en la conocida como sociedad del bienestar. Con su llegada, The Beatles actuarían en el show de Ed Sullivan, de costa a costa, para la mayor audiencia televisiva de toda la historia de los USA. Otro hito inequívoco. En las imágenes superiores podemos apreciar el gusto por reflejar al detalle en dibujos animados lo que las cámaras de televisión de entonces pudieron filmar. También lo pueden comprobar más abajo.



También se refleja con bastante gusto y fidelidad es la rueda de prensa que Ringo y compañía concedieron unos momentos después de su llegada a la "tierra de las oportunidades". Luciendo un inmaculado, pero gamberro, sentido del humor inglés, estos cuatro jovenzuelos cautivaron, con sus respuestas ingeniosas, a la prensa estadounidense. En "El cuarteto vocal de Homer", esta parte no tiene desperdicio. A la pregunta, de un periodista de esos con el mítico gorro con la palabra PRESS, a Apu acerca de sus supuestas raíces hindús, éste responde: "le juro por los numeroso brazos de Vishnú que eso es mentira". Otro informador ávido de escandalosos titulares pregunta a Burney cuándo se incorporó éste a la banda. Nuestro alcohólico y entrañable amigo, en un alarde de sinceridad propio de un borracho, contesta: "cuando estaba en el retrete". La prensa se descojona. He aquí un extracto de la rueda de prensa que dieron The Beatles. "Cantadnos algo por favor", sugiere una periodista. "No", responden los cuatro al unísono. "Primero queremos la pasta", matiza Harrison. "¿Es cierto que lleváis peluca?", pregunta otro journalist listillo (las preguntas sobre sus cuestiones capilares eran muy comunes en la época, como también se pudo ver en la rueda de prensa concedida en Barajas en su única visita a España). "Somos todos calvos", responden ellos. "Y sordomudos", añade Lennon. "¿Sois de carne y hueso?", otro que tal. "Ven a tocarnos". Y así continúa. En el primer film que grabaron a las órdenes de Richar Lester, A Hard´s Days Night (conocido en España como Qué Noche la de Aquel Día, se parodian estas entrevistas absurdas. "¿Cómo encontrasteis América?" "A la izquierda de Groenlandia". Pues eso.



De vuelta al presente Homer desempolva sus viejos recuerdos de aquellas cinco semanas de fama cuasi warholianas. Un montón de trastos promocionales hacen las delicias de la familia, curiosamente reunida en paz y armonía. The Beatles ingauguraron ese fenómeno del merchandising que tantos réditos ha dado más tarde a tipos como George Lucas, entre muchos otros. Tazas, maletines pequeños de latón de esos en los que los americanos se llevan su almuerzo para el break, espuma de afeitar con las figuras de los cuatro componentes de la banda de vocalistas. Todo un mar de fetiches inéditos para Bart y Lisa, que se plantean la veracidad del relato mostrando la extraña evidencia de que ellos nunca habían oído nada de eso antes. Bonitos juegos de guión, por cierto. El primogénito pregunta: "¿metisteis la pata como los Beatles y dijisteis que erais más conocidos que Jesús?". Homer responde: "qué casualidad, ese era el título de nuestro segundo LP".



El segundo trabajo de los Sol Fa Mi Das, "Bigger than Jesus", contaba con una portada sospechosamente idéntica a la del último LP de The Beatles, "Abbey Road". He aquí, en un sólo fotograma, un bonito juego de homenajes intertextuales. Ya sabréis la conocida machada que Lennon le regaló a una periodista británica amiga suya: "somos más populares que Jesucristo". En seguida, el liverpooliano tuvo que recular. En la gira americana que dieron tras esa cagada de libro, que hoy hace las delicias anecdóticas de frikis como un servidor, miles de ultracatólicos (como los que hoy aupan a Georgito al poder) recibieron con palos e insultos a esos cuatro pillastres drogadictos que tocaban música del diablo. Para más señas, el Ku Klux Klan programaba quemadas populares de LPs y merchandising beatle. Muchos de aquellos anormales hoy se arrepentirán de haber dejado consumir por las llamas piezas por las que muchos pagarían hoy sumas indecentes de dinero (no me incluyo entre esos, que conste). Mofándose de esta historia, en vez de cruzar un paso de cebra, Be Sharps caminan sobre el agua. Aparte de esta hilarante broma, podemos apreciar cómo se cuida hasta el más mínimo detalle para que la portada de "Bigger than Jesus" reproduzca los detalles que hicieron mítica la cubierta de "Abbey Road". Desde la composición, imitando la figura de los árboles y los cuatro muchachos dispuestos de la forma en que pueden ver; hasta aquellas complejas pistas que, según algún periodista humorista y listillo, cercioraban su teoría de que Paul McCartney había muerto en un accidente de coche en 1966, siendo suplantado por un tal Campbell. Así Burney, que ocupa el puesto original de McCartney, el segundo por la izquierda, lleva el paso cambiado al de sus compañeros, va descalzo y, creo divisar, tiene un cigarrillo en su mano derecha. La historia de la supuesta muerte de Paul, la mayoría ya la conoceréis, se la contaré con pelos y señales algún día, sólo si ustedes me lo piden.



Sobre estas líneas podemos apreciar, igualmente, cómo la contraportada del segundo álbum de la banda de Homer es clavada a la del mítico "Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band". Lo de que McCartney estaba de espaldas, como Homer, que enseña la mejor de sus sonrisas, creo que tenía que ver también con las famosas pistas. Sobran más comentarios.



Los Sol Fa Mi Das tocan techo cuando se le concede el Grammy al mejor grupo vocal. Fantástica la parodia que se hace a los "óscars de la música" en esta secuencia, como apuntaba ayer Horroscope en los comments. En la cúspide de la fama, Homer añora, desde el balcón de su lujosa habitación de hotel, sus días de dulce alegría familiar. El premio no significa nada, para él. Pero tampoco para el botones que le viene a traer una cara botella de champaña. "Un Grammy, puafff". El premio se arroja por la ventana, pero es devuelto por un enfadado transehunte al grito de "No arrojen basura". Quién les iba a decir a Apu, Burney y compañía que aquel iba a ser el principio del fin de sus carreras. Las imágenes hablan por sí solas. Como todo grupo mítico que se precie, los Sol Fa Mi Das, experimentaron la típica batalla de egos. Después de interpretar desganados un horrible tema que supone todo un punto de inflexión negativo en sus dotes compositivas, Apu reprocha a Homer "Esta es peor que la tuya de Mr.T". Tienen barba, ojeras y resaca. La fama saca lo peor de cada uno. Que se lo digan a John y a Paul. Mientras tanto Burney ya vive totalmente ajeno a la rutina del grupo. Como buena estrella pop ya tiene suficiente con su nueva novia, una sospechosa artista conceptual japonesa. Evidentemente Yoko tenía que salir por alguna parte. Y, como suele ocurrir cuando se la menta, es porque las cosas dentro de un grupo de conocidos van mal. Está por comprobar que el mítico título de la colección de Astérix, La Cizaña, estuviera también inspirado en la controvertida de la culpable por antonomasia. También como Lennon, Burney se deja llevar por el eclecticismo de todo a 100 de su nueva compañera y graba un tema que espera que evite que el cuarteto suene a trillado. Nuevas experiencias, lo llama. La cinta escupe una horrible composición que augura malos tiempos para la bada. "Numelo ocho (eructo) Numelo ocho (eructo) Numelo ocho (eructo)... hasta la saciedad". En LP "The Beatles", conocido popularmente como Álbum Blanco, en el penúltimo corte del segundo disco (era doble) aparece un oscuro tema compuesto por esas ramplonas y excéntricas ansias de renovación made in John & Yoko. El despropósito se llamó "Revolution 9". Por si no la han escuchado, es bastante parecida a la versión del alcohólico preferido de América. Durante nueve minutos, una voz masculina repite la consigna "number nine" y suenan de fondo cosas raras. En una estancia en Londres descubrí que los lectores de la revista musical británica Uncut situaban, previa votación, esta canción dentro de las mejores 50 de los de Liverpool. Seguro que aquellos que votaron confiesan en círculos íntimos que, en realidad, ellos comprenden el significado que quiso dar el autor. Yo, sin más, les digo que si esa canción fue alguna vez publicada en una compañía no independiente es porque eran los Beatles, y fuera.

Como se pueden imaginar, para aquel entonces, la banda estaba acabada... Pero no los homenajes en el capítulo... je, je. No se preocupen, con esto ya acabo por hoy. Pero no se pierdan la siguiente entrega, que será afortunadamente la última. Mañana o pasado acabaré de joderles el capítulo por completo. No me lo agradezcan...

6 Comments:

At 1:21 p. m., Anonymous Mycroft said...

Gran desglose...lo de la sosias de yoko mola bastante...es tan mítico personaje encarnador del mal, de la cizaña...es imposible que tuviera la culpa de todo, pero es divertido hacer escarnio...
Lo de revolution nine, la canción puede aburrir, pero se adelanta a las técnicas que la música electrónica utilizaría despues(samplers etc) y creo que como experimento no fue en modo alguno desdeñable...

 
At 3:12 p. m., Anonymous Dr.Benway said...

Como apuntaron Def Con Dos en su día: La culpa de todo la tiene Yoko Ono

 
At 8:57 p. m., Blogger perrolutxo said...

Ummm, nunca me había planteado que Revolution 9 adelantara técnicas como el sampler... tiene razón... pero en el fondo no respeto demasiado la etapa de Lennon de Two Virgins y Life with lions... quizá por culpa de Yoko (que facil es culparla de todo), en fin, porque Lennon quería seguirle ese rollo conceptual y experimental tan oportunista, en mi opinión. Creo que la canción siempre me parecerá un coñazo.

Doc, fíjese si Yoko es una gran culpable que en un gran artículo aparecido en Le Bon Vivant, ya mentado en los comments de este blog por mycroft, se destapaba como la japonesa era culpable de la muerte de ese titán de la música y el humor que fue Keith Moon.

En fin, un saludo!

 
At 4:38 p. m., Anonymous Horrorscope said...

Siento no haber podido leer el comentario anteriormente, pero es que estos días he andado muy espeso y sobresaturado psicológica y mentalmente. Le agradezco el enlace, mi nombre figura al fin en la historia con algo referente a "THE SIMPSON", estaba escrito jeje.

En la rueda de prensa cabe añadir que después de que Burney contestase a la mentada pregunta y todos los periodistas se descojonasn a mandíbula abierta como si huviese realizado un comentario chistoso éste suelta una lágrima de tristeza ante la supuesta (vista así en la lectura de Burney sobre la reacción de los periodistas) crueldad. También me partí en la rueda de prensa cuando le preguntan a Skinner sobre si hace honor a su apodo, "El Gracioso" (o algo así), y mientras todos esperan una sallida humorística ocurrente, éste tan solo dice:- "Sí... sí." Y todos los peirodistas se vuelven a partir la caja.
Otro salida que me gustó (siento ser tan pesado) de esta segunda parte se dió en su actuacción en un barco frente a la Estatua de la Libertad. Homer (no recuerdo bien si deveras era él) dice:- "La canción que vamos a interpretar a continuaciión está dedicada a una mujer que está entre nosotros y pesa más de cien toneladas." De pronto un individuo situado en el barco enardecido y desesperado grita:- "¿Está aquí? ¡Nos comerá a todos!" Seguidamente se tira enloquezido por la borda.
Por lo de Yoko Ono creo que poco tengo que añadir, y seguro que muchos de los que dicen que "Revolution 9" es una de las mejores cancionnes de Los Beatles es por dárselas de intelectualoides y pseudovanguardistas, chicks, snobs o gafapastas.

Saludos y espero fervientemente el tercer y definitio artículo a este curioso documento.

 
At 5:13 p. m., Blogger perrolutxo said...

Yo le agradezco a usted sus comments, Horror. Me alegra que desgrane todos esos gags porque corrobora esa teoría de que hay capitulos de los simpsons que tienen casi un chiste por fotograma. Y este, a parte de ser un homenaje, es buenísimo por sus gags. Como cuando Homer regala a su viejo un coche, con su fama recién estrenada. Al bueno del abuelo le da un jamacuco y cae al suelo. Pero aún así pide con la poca voz que le queda las llaves del vehículo. Ese no lo había comentado, pero siempre me ha hecho mucha gracia. En fin, que la tercera parte ya va.

A cuidarse, Horror!

 
At 10:43 p. m., Anonymous Anónimo said...

Leo este gran desglose 3 años después, lo acabo de descubrir. Gran trabajo. Yo también soy beatlemaniaco.

Quisiera indicar que quizás te hayas dejado algo olvidado, y es que, precisamente, cuando Apu dice a Homer: "Ésta es peor que la tuya de Mr. T". Quizás sea una parodia a la canción: Being for the benefit of Mr. Kite, del álbum Sgt Pepper.

Al menos, así lo entendí yo el primer día que vi este capítulo y hasta el día de hoy sigo entendiendo.

Un saludo.

 

Publicar un comentario

<< Home

Web Counter
Hit Counters

Powered by Blogger