!DOCTYPE html PUBLIC "-//W3C//DTD XHTML 1.0 Strict//EN" "http://www.w3.org/TR/xhtml1/DTD/xhtml1-strict.dtd"> inter shitty 2073: Homenaje al cuadrado: conexión Liverpool - Springfield I

inter shitty 2073

El blog las verdades relativas, las reflexiones estúpidas y las referencias idiotas. Donde las cosas se aprenden desordenadamente.

23.9.05

Homenaje al cuadrado: conexión Liverpool - Springfield I

Hasta ahora no me había atrevido a postear nada relacionado con The Simpsons, quizá la mejor serie de televisión de todos los tiempos. Los motivos son obvios. Si echáis un vistazo por unos cuantos blogs os daréis cuenta de que se ha dicho casi todo lo que se puede decir acerca de esta fantástica sitcom. Ya sabréis, sin llegar más lejos, del mítico simpsonario del Blog Ausente. Hace poco, Dr.Benway publicó entre sus archivos este post dedicado a uno de nuestros antihéroes favoritos, Homer Simpson. Pero si traspasamos las fronteras de la blogosfera más cercana hay millones de páginas con imágenes, comentarios, guiones... The Simpsons llevan quince años en antena, y han sido una serie de culto desde su primera temporada. Como para no haber hecho correr kilolitros y kilolitros de tinta virtual.

Hace poco aparecía reseñada en un periódico esta web dedicada a nuestra familia color mostaza preferida. Aquí podéis encontrar muestras de los continuos guiños y homenajes que The Simpsons han ido regalándonos todos estos años al mundo del cine. Precisamente de esta página ha surgido la idea para la elaboración de este post.


Una de las listas-freakies que más me costaría elaborar sería la de los 10 capítulos de The Simpsons de isla desierta. Pero, sin duda, "El cuarteto vocal de Homer" estaría entre esa decena de episodios mágicos. Porque si, como decíamos, una de las constantes de esta serie es la de incluir todo tipo de guiños y homenajes a la cultura popular, este capítulo es, para mí gusto, el padre de todos los homenajes. Todo un capítulo dedicado a The Beatles. Pero antes de meternos en faena, una pequeña introducción.

La lógica catódica impuesta en nuestro país ha hecho que The Simpsons sea un referente de la llegada de la hora de comer desde tiempos ya inmemoriales. Qué lejos quedan aquellas emisiones semanales, casi clandestinas, a las 11 de la noche los miércoles en La 2, a principios de los 90. Cuando todavía se reseñaba la serie con el epígrafe "dibujos animados para adultos". Con la compra de los derechos por parte de Antena 3, y después de unos años de emisión a las ocho de la tarde, algún grupo de programadores avispados encontraron la franja horaria perfecta para The Simpsons. Cada día a las dos de la tarde alguna becaria subempleada en Antena 3 y encargada de la continuidad de la cadena da la vuelta a la cinta beta donde conservan todas las temporadas y pincha el par de episodios cotidianos. Así será, por lo visto, hasta el final de los días. Ya lo habíamos comentado alguna vez, en las televisiones han encontrado la cinta sin fin. Hagan la prueba y siéntense cada día a la misma hora frente a la pantalla. Podrán experimentar lo que nuestra semi divinidad Bill Murray en la descollante Atrapado en el tiempo.

No se podían imaginar los mentados programadores el éxito de incluir la mítica serie en esa franja horaria. En verano, navidades y semana santa, The Simpsons, por norma, ocupa religiosamente hasta dos y tres puestos entre los programas más vistos cada semana. Hace semanas lo podían ustedes comprobar en los medidores de audiencia. Aunque los capítulos emitidos hayan sido repetidos hasta la saciedad el público de la familia preferida de América es fidelísimo. Aunque no tienen todo el mérito los programadores. Si la gente sigue viendo capítulos emitidos 50 veces es porque The Simpsons es, probablemente, la serie con mayor densidad de gags por minuto de emisión. En los buenos capítulos casi hay un chiste por fotograma. Y porque, aparte de las millones de cumbres del humor desplegadas en cada capítulo, es una serie con millones de lecturas. Y es aquí cuando retomamos los mentados guiños y homenajes.

The Simpsons es una serie con mil lecturas porque tiene bromas para todas las edades. Pero también porque tiene cantidades ingentes de guiños pop. Tantos, que la mayoría se nos escapan. Es como un pozo sin fondo de referencias de la cultura popular difícilmente abarcables. Cada vez que la cinta beta de capítulos de los Simpsons da la vuelta en los reproductores de Antena 3, un servidor es un poco más sabio en cultura popular y puede descifrar más guiños. Pero siempre se me seguirán escapando algunos. Si todos aportáramos nuestro granito de sabiduría popular podríamos decodificar cada homenaje incluido en esta mítica serie televisiva. Por eso, como si uno puede presumir de conocer algo, este algo son The Beatles, voy a intentar serviros todos los recobecos-homenaje incluidos a la banda de Liverpool en "El cuarteto vocal de Homer". Además, por una vez, dormiré bien tranquilo destripando sin piedad este capítulo. No me cabe ninguna duda de que si ustedes son seguidores de la serie lo habrán visto mil veces. Sólo espero que lo que detallo a continuación merezca la pena después de esta introducción, que pretendía ser somera. Tomen aire...

"El cuarteto vocal de Homer" es el primer capítulo de la quinta temporada. Concretamente la Fox americana lo emitió, por primera vez, el 30 de septiembre de 1993. Jeff Martin es el guionista y Mark Kirkland su director. Como ya sabréis, la acción comienza en el Mercado del Intercambio de Springfield. Marge vende sus estupendos lienzos, entre los que se incluyen clásicos como El Adonis Calvo (fantástica pintura que,creo, recibió algún premio) y un retrato de Ringo Starr, su ídolo de juventud. Ese cuadro precisamente es el primer guiño del capítulo a los fab four. Aunque parezca un detalle anecdótico, al final del capítulo os daréis cuenta como los guionistas hacen un estupendo ejercicio de homenaje comprimido. Pero sigamos en el Mercado del Intercambio. El beato de Ned Flanders vende cromos bíblicos al más puro estilo baseball y el tipo de la tienda de cómics vende su vieja colección de rarezas en vinilo al módico precio de un dólar. Entre esa montaña de surcos, Bart y Lisa encontrarán el álbum "Meet the Be Sharps", en cuya portada aparecen los jetos de Homer, Barney, Skinner y Apu. Se ha roto el hielo. "¿Cuándo ha grabado papá un disco?" Como pasa en otros memorables capítulos de The Simpsons, Homer viaja al pasado y cuenta a los más pequeños de la familia un episodio familiar desconocido para ellos. Comencemos el destripe de homenajes.


Precisamente nos tenemos que detener en la portada del primer álbum de Be Sharps, calco de la del LP americano "Meet The Beatles". Aunque hay que apuntar que el LP legítimo propietario de esa portada es el segundo de la banda publicado en el Reino Unido "With the Beatles". Hoy día, se considera la discografía inglesa como la oficial. Pero en los primeros sesenta todavía no se estilaban los lanzamientos a nivel mundial. El mercado no estaba tan globalizado como ahora. Y en EEUU donde hacía años que no triunfaban músicos ingleses se veía con escepticismo, en un principio, la moda de los cuatro melenudos que venía desde la otra punta del Atlántico. Por eso Capitol, el sello hermano del inglés Emmy en el que The Beatles publicaban sus discos, se dedicó a hacer sus propios albumes mezclando temas que en Europa habían sido editados en otros LPs o en formato single. Existe una mítica portada del disco "Yesterday... and today", otro refrito made in Capitol, en el que los cuatro Beatles aparecían rodeados de muñecas mutiladas y trozos de carne. Querían mofarse de las sangrías que el sello americano hacía con sus discos. Pero aquello no gustó demasiado a los jefes y en las siguientes ediciones del mismo álbum se cambió la portada. La conocida como "Butcher cover" es hoy una codiciada pieza de coleccionista. Si la encuentran entre la montaña de discos que les dejó en herencia su tío alcohólico, subástenla. Vale una pasta. Y, por otra parte, para acrecentar mi friquismo, apuntaré que al principio de la película La Roca el personaje interpretado por Nicolas Cage, el cual se autoconfiesa betalemaníaco, recibe una entrega con un ejemplar del mentado "Meet the Beatles", también una pieza de coleccionista. Les puedo decir que sólo ví una vez esa película y no me gustó nada. Ahora mismo casi no les podría decir ni de qué iba, pero me acuerdo de ese nímio detalle, ya ven.



Por un capítulo, la mítica Moe's Tavern cambia su nombre por Moe's Cavern. Ustedes ya habrán oído hablar de la existencia de The Cavern. En aquel lúgubre garito subterráneo de Mathew Street en Liverpool, los primitivos Beatles empezaron a forjar su leyenda. Allí darían más de 300 conciertos. Igualmente, Be Sharps empezarán a granjearse fama en el sitio de Moe, dónde si no. Como se cuenta en "El cuarteto vocal de Homer", la banda fue descubierta en aquel oscuro garito por un empresario musical. El agente musical Nigel representa, en parte, la figura de Brian Epstein, del que algún día habrá que hablar detenidamente. Epstein era el propietario de una de las mejores tiendas de discos de Liverpool y se interesó por The Beatles cuando unos cuantos chavales fueron a pedirle un disco que no conocía, "My Bonnie" de Tony Sheridan, en el que ellos hacían de acompañantes. El disco se grabó en la época de Hamburgo, por cierto. Una anécdota de primeros tiempos de Epstein con la banda también se refleja en este denso episodio. Ante el estallido del movimiento fan algún tipo pregunto a Epstein, al que se consideraba un pez gordo, si había pagado él a todas aquellas adolescentes que gritaban y se desmelenaban soñándo con pillar al bajista después de la actuación. Moe hace esa misma pregunta a Nigel. Cuando el agente responde como Brian, diciendo que él no ha pagado a nadie, Moe se hecha las manos a la cabeza al más puro estilo Solo en Casa, en plan "coño-estoy-volando-a-paris-y-me-he-dejado-a-mi-hijo-en-casa". No es para menos.

Continuamos hablando del fenómeno fan. Esta vez relacionándolo con otro conocido hecho acontecido los primeros días de The Beatles. En un principio eran Paul, John, George y Pete Best (al que podemos ver junto a los tres anteriores en The Cavern en la foto superior), que tocaba la batería. Best no era un tipo muy carismático, siempre estaba callado y no era un buen batería, pero era mejor que nada. Era el cuarto en discordia. Pero esa no fue la razón de que se le cesara como batería. Después de que fueran rechazados tras una audición en Decca Records (algún avispado le espetó al manager: "los grupos de baterías están pasados de moda, señor Epstein"), Emmy aceptó incluir a The Beatles en plantilla. Con una condición, el batería debía largarse. La respuesta fue contundente por parte de los otros tres: "Ah ¿qué ese es el problema? Pues le echamos y santas pascuas". Así, Pete Best, pasó a ser uno de los mayores fracasados de la cultura popular y Ringo se unió al grupo. En la noble villa de Springfield ocurre algo parecido. El eficiente jefe de la policía local, Clancy Wiggum, debe largarse. Sin problemas. Después de una audición fallida, el repuesto surge del menos esperado, Burney Gamble, que es descubierto entonando una canción irlandesa mientras busca su mondadientes en el suelo del baño de Moe's. Pero estábamos hablando del fenómeno fan. Y, precisamente, la salida de Wiggum de la banda levantará las mismas protestas que originó la salida de Best de la banda, el chaval también tenía sus fans. Aunque no lo crean, las fans de Best y las de Ringo se citaban para canearse, cual hooligans holandeses, en los primeros días del nuevo batería en el grupo. Luego, como también ocurre en este episodio, las fans pronto se olvidaron de Best. Me encanta, por cierto, los canticos que corean las fans del policía: "Wiggum figura, Burney a la basura" o "Wiggum majete, Burney al retrete". Cuando Burney se pone a cantar las cuadrillas de fans proto cambian el eslogan: "Que Barney sí, que Wiggum tralarí". Con el cuarteto vocal ya conformado sólo queda escoger un nombre. La elección será los Sol Fa Mi Das, en castellano; Be Sharps, en inglés. Este nombre, por cierto también es una velada referencia u homenaje al de beatles. El primero tiene doble significado. Be, del verbo to be ser o estar y sharp, afilado o algo así. Es decir, estar afilado en primera acepción. Pero también Be se pronuncia como la letra B, que representa la nota si, y sharp en argot musical significa sostenido. Es decir B Sharp es Si sostenida. Beatles también tiene ese doble juego. Si lo lees suena a música beat, si lo oyes hace referencia a los escarabajos. Pues eso.
Les emplazo hasta la siguiente entrega de este post coleccionable. Perdonen que uno se enrolle como las persianas. Pero juro que en un principio el homenaje al cuadrado estaba previsto como un solo post. Seguiremos destripando los recobecos beatle de este magnífico episodio.

6 Comments:

At 2:44 p. m., Anonymous Dr.Benway said...

Me ha gustado el análisis del capítulo sólo apto para beatlemaníacos que Groening nos regaló en esa ocasión. Los Simpsons están tan llenos de referencias (que le pregunten al Sr.Absence)

Mil y una gracias por linkar mi humilde post de Homer Perrolutxo, así da gusto llevar un blog impopular.

 
At 3:48 p. m., Anonymous Horrorscope said...

Que gran capítulo. En mi lista desértica también incluiría el de la marina, en este caso un pequeñísimo homenaje a los Villaje Peoples.
Espero que comentes en la continuación esa fantástica burla a los grammy con la que Groening nos deleita.

Saludos y siga así.

 
At 3:48 p. m., Anonymous Horrorscope said...

Que gran capítulo. En mi lista desértica también incluiría el de la marina, en este caso un pequeñísimo homenaje a los Villaje Peoples.
Espero que comentes en la continuación esa fantástica burla a los grammy con la que Groening nos deleita.

Saludos y siga así.

 
At 9:49 p. m., Anonymous Mycroft said...

Mi capitulo guiño-homenaje preferido es el de pulp fiction, con historias que se entrecruzan y lo de la tienda de armas...
pero si una cosa me gusta son las parodias, pastiches etc... del rock, soy fan a ultranza de the rutles, de spinal tap...y de solfamidas...estupendo post.

 
At 12:13 p. m., Blogger perrolutxo said...

Espero que de verdad les haya gustado porque todavía faltan dos continuaciones... jeje...

Vivan the rutles, spilbergo y the Spinal Tap, por supuesto!

Son ustedes muy amables, por cierto.

 
At 5:46 a. m., Anonymous Anónimo said...

Sabes que la nota "si sostenido" no existe, porque no existe semitono entre el si y el do? esto es, en un piano, entre la tecla blanca del si y la blanca del do no hay una tecla negra del semitono!

A que viene esto? Bueno, creo haber oído una anécdota de que los beatles buscaron ese acorde por todos lados sin conseguirlo cuando estaban aprendiendo a tocar ... dejaron de buscarlo cuando alguien les avisó que no existe!

:D:D:D:D:D:D

 

Publicar un comentario

<< Home

Web Counter
Hit Counters

Powered by Blogger