!DOCTYPE html PUBLIC "-//W3C//DTD XHTML 1.0 Strict//EN" "http://www.w3.org/TR/xhtml1/DTD/xhtml1-strict.dtd"> inter shitty 2073: Termen ne mret

inter shitty 2073

El blog las verdades relativas, las reflexiones estúpidas y las referencias idiotas. Donde las cosas se aprenden desordenadamente.

12.9.06

Termen ne mret


Hace unos días, en la redacción de este humilde y alucinado blog se revisionó Mars Attack!, la película de serie B con mayor presupuesto de todos los tiempos que alegremente pergeñó hace unos años el irregular, pero querido en esta casa, Tim Burton. Como es costumbre en este centro de sapiencia, al visionado de la película le siguió el pertinente coloquio en el que, cuchillo en boca, nos decidimos a destripar el filme al más puro estilo garciano. Sacamos la botella de whisky de debajo de la mesa, los diez cartones de Ducados y nos propusimos analizar milimétricamente esta controvertida superproducción.

Después de divagar sobre los vicios y virtudes de la obra más marciana de Burton, poner en un pedestal a Sarah Jessica Parker y elucubrar descafeinadas y manoseadas teorías de la conspiración sobre lo que podría pasar en la Tierra si nuestros vecinos planetarios decidieran visitarnos, hicimos hincapié (completamente ebrios a esas alturas) en la fantástica banda sonora firmada por Danny Elfman, músico fetiche de la escuela burtoniana. Buscando en la web, descubrimos que Elfman se valió del theremin, instrumento extraplanetario donde los haya, para crear el telón de fondo sonoro.



El físico ruso León Theremín (de nombre real Lev Termen) inventó en 1919 este curioso instrumento que produce sonido sin necesidad de contacto físico por parte del intérprete. El bueno de León definió el concepto como "música del éter", de ahí que el aparatejo en cuestión sea también conocido como eterófono.

El etéreo sonido que generaba trataba de emular el timbre del violonchelo, ya que su inventor además de físico era violonchelista. Y, en general, pretendía ser sustitutorio de orquestas completas. Todo ello sin el engorro de tener que manosear el arco y las cuerdas de un instrumento de cuerda de toda la vida.

El theremín más clásico se componía de una caja de la cual salían dos antenas, una vertical y controladora de la frecuencia y otra horizontal encargada de modificar del volumen. Si acercamos nuestra mano a la primera antena conseguiríamos una nota aguda que se volvería grave al alejar la pezuña. Con la antena horizontal pasaría lo mismo, cuanto más cerca estuviera la mano menor sería el volumen. El resultado era un sonido bien propio de los sintetizadores de nuestro tiempo.

El mismísimo Lenin quedó maravillado con el descubrimiento y envió a Theremín a Europa para mostrar el poder de la inventiva soviética. León llegó posteriormente a Estados Unidos donde tocaría su instrumento junto a la Orquesta Filarmónica de Nueva York, vendiendo un año más tarde la patente comercial de su producto a RCA.

En su etapa americana, León entró en contacto con genios como Einstein, que a la vez hacía sus pinitos con el violín, o Robert Moog, que partiendo de las ideas del ruso se consagraría como uno de los ingenieros de sonido más notorios de la historia de la música. Aunque Moog, ya saben, bien merece un post para él solo.

Después de continuar su trabajo en el campo del sonido y adiestrar a muchos músicos en el uso del theremín, León volvió a la Unión Soviética en 1938, donde acabó como prisionero trabajando para la KGB hasta 1956, año en que recuperó su libertad. Desde esta fecha hasta su muerte en 1993 a los 97 años, Theremín continuó trabajando incansable y apasionado en su invento estrella. El mismo que serviría para crear las atmósferas sonoras de Recuerda de Hitchcock, Días sin huella de Billy Wilder o películas de ciencia ficción como La Guerra de los Mundos de Haskin. Además, muchos músicos reivindicarían posteriormente el theremín como instrumento. Jimmy Page, por ejemplo, introdujo esta ruidosa máquina en versiones en directo del clásico de Led Zeppeling Whole Lotta Love.



Las músicas rusas Clara Rockmore, fallecida en 1998, y Lydia Kavina, ambas adiestradas por nuestro inventor del día, son dos de las virtuosas thereministas más reconocidas de todos los tiempos. El cineasta Steve Martin filmó, por su parte, el documental de 1994 Theremín, una odisea electrónica, biopic documental de este sabio del sonido.

Si tienen tiempo, les dejo este enlace en el que encontrarán información para construir su propio theremín. Además, este par de vídeos con encanto, en los que pueden disfrutar del poder de este instrumento, pionero de la revolución de la música sintética. En el primero de ellos, por cierto, es el propio León el que hace funcionar su maravilloso instrumento.



5 Comments:

At 3:52 p. m., Blogger Horrorscope said...

El "theremín" a mí parecer es uno de los mejores invetos de la historia. También destacaría el uso de éste por parte de Bernerd Herrman para la banda sonora de la fantástica película de Robert Wise: "Ultimatum a la Tierra".

 
At 7:00 p. m., Blogger Óscar said...

Eterófono (Aetherophone) es en realidad el nombre que le dió cuando aún no disponía de antena de volumen, si no tengo mal el dato.

Siguiendo dicho dato, entonces,el enlace del aparato que comentais ( todo un clásico del "hágaselo usted mismo" en español ;) ) sería un eterófono y no un theremin.

Si se quiere tocar al menos con la calidad musical de los 2 vídeos propuestos, una antena de volumen es imprescindible.

Aprovecho la ocasión para deciros desinteresadamente que ahora mismo acaban de abrirse plazas en Mallorca para aprender con una de las mejores thereministas del mundo: Barbara Buchholz. Para más datos, y de paso invitaros a conocer más sobre el instrumento en el portal en castellano, os doy este enlace: Theremin Hispano.

 
At 1:17 p. m., Anonymous Dr.Benway said...

Es fantasmagóricamente genial

 
At 3:23 p. m., Blogger Mycroft said...

Que sería de los beach boys sin el invento este??

 
At 6:37 p. m., Blogger perrolutxo said...

Gracias, adelantadas, a los cuatro por sus comentarios.

En cuanto tenga un rato corrijo el post y añado la pelicula que usted apunta, horror, y las anotaciones de oscar. Bienvenido a este blog, por cierto

Estimado doctor, yo pense practicamente lo mismo cuando supe de la existencia de este cacharro.

Mycroft, por lo visto la película dedicada al theremín tiene intervenciones de grandes como Brian Wilson. Yo no la he visto, pero intentare que caiga pronto

Abrazos a todos

 

Publicar un comentario

<< Home

Web Counter
Hit Counters

Powered by Blogger