!DOCTYPE html PUBLIC "-//W3C//DTD XHTML 1.0 Strict//EN" "http://www.w3.org/TR/xhtml1/DTD/xhtml1-strict.dtd"> inter shitty 2073: Lógica gastronómica: ¡No coman pollo pimpollo! (Parece de coña)

inter shitty 2073

El blog las verdades relativas, las reflexiones estúpidas y las referencias idiotas. Donde las cosas se aprenden desordenadamente.

7.8.05

Lógica gastronómica: ¡No coman pollo pimpollo! (Parece de coña)

Dos de mis ídolos discutiendo si ponerle o no tomillo al guiso. ¿Quién coño es el del centro?

Como ya me ha pasado en otras ocasiones no puedo dejar de hacerme eco de la más candente actualidad. La salmonela, de cuando en cuando, vuelve a las portadas de los informativos. También pasa con otros temas como los perros asesinos, las pastillas asesinas, las bandas asesinas, los fuegos asesinos... Agenda setting creo que lo llamaban mis profesores. Ahora llegan los pollos asesinos. Qué situación. Esa empresa de alimentos con ese nombre tan gracioso (nosequé Pimpollo) la ha cagado pero bien. Están en un buen marrón. Seguramente lo merezcan. Que se lo pregunten a las víctimas, esos pobres consumidores estafados de tan dudoso gusto culinario. Nada más lejos de mi intención que juzgar lo que cada uno come o sembrar polémicas en las que no entro ni salgo. Sin embargo, me veo en la obligación de reivindicar a este alimento como parte esencial de una dieta gozosa. Gloriosas pitanzas entre colegas con un buen pollo asado como protagonista bien lo merecen.

Así que pongo al rojo vivo los fogones, me enfundo el delantal con la leyenda "mejor cocinero del mundo" impresa en ostentosas letras verdes y me lavo las manos (primer consejo imprescindible para la realización de cualquier plato, so guarros).










Necesitamos aceite, margarina, sal y ¿lo adivinan? el pollo, efectivamente. El auténtico rey de la fiesta. En mi casa comemos un pollo entre dos, porque somos de estómago agradecido, pero dependiendo del tamaño, uno para tres puede estar bien. Más vale que sobre, se suele decir.

Apartamos un trozo de margarina (también vale la mantequilla, pero la primera es más manejable) y lo huntamos por toda la piel. Digo lo de apartar la grasa por eso de que queda muy guarro meter los dedazos en el tarro y, luego, volverlo a meter en la nevera. Porque el pruceso de hunte ha de ser con nuestras manos. Yo me lo paso bastante bien en este paso. Tened cuidado, por cierto, con que no se os resbale el bicho y se de un revolcón por el suelo. Si os pasa, puede ser un detalle feo limpiar la pieza y cocinarla de todas formas, pero si no queda más remedio la clave está en ser lo más disimulado posible.









Una vez embadurnado salamos el pollo. Por dentro y por fuera. Se puede agitar el pollo con la sal dentro, como si de una maraca se tratara, para que se distribuya convenientemente por todas partes. Una vez más cuidado con los resbalones. Terminado este paso el pollo está listo para ser horneado. Se le puede echar un chorro de aceite para sacar más salsa si así se quiere. Hay quien en vez de huntar el pollo sólo se vale del aceite. Pero yo insisto que el paso de aplicar la margarina es bastante divertido.

Precalentar el horno entre 180 y 220 grados. A esta temperatura cocinaremos el pollo a media altura. No concreto los grados porque cada uno sabe cómo funciona su horno, personalmente yo elijo la temperatura más alta. Pero la bajo si veo que pilla mucha caña. Hay que recordar que debemos evitar que el alimento quede poco hecho por dentro. De poner el horno a una temperatura excesiva tendríamos piel tostada y carne cruda. Lo cual me recuerda que hay que ser pacientes. Merece la pena esperar diez minutos más y degustar la piel tostadita y la carne en su punto. Para estómagos impacientes son recomendables unos mejillones o berberechos para pasar el rato. En reuniones importantes, pinchitos de queso o jamón.

Puede que vuestro horno disponga de ese instrumento para empalar en pollo y dejarle dando vueltas a la altura perfecta. Si es así os felicito y reconozco mi sana envidia. De no ser así, como es mi caso, girar cada cinco o diez minutos el pollo. Lo interesante es que se haga por los dos lados. También tenéis que bañar regularmente al pollo en la misma salsa que va soltando. Ese es un detalle importante. Sería una chorrada, pero podríamos hacer la prueba y cocinar dos pollos, uno de ellos sin salsita por encima, y nos sorprenderíamos con el resultado. Sería una chorrada, desde luego. Ni lo intenten.

Una hora y pico después, tal vez menos, el pollo debería estar listo. Como habrán intuido a mí me gusta con la piel bien tostadita. Aunque para gustos...
También puede introducírsele una manzana por el culo (figurado) al pollo para que le dé sabor y disfrutar, luego, de manzana asada. Depende de escuelas. La manzana que sea pequeña, o proporcional al agujero, porque si no, no cabrá, comprobado. Acompañar el manjar con una ensalada de abundante lechuga, tomate y cebolla. Y, si es caso y apetece, de una guarnición de patatas fritas. Regar con abundante cerveza fría. Plato, pues, ideal para días ociosos y alegres. Los sábados, en mi casa. Espero que les sea instructivo y que les aproveche. Es un plato fácil. Más laborioso que la variedad pimpollo, pero también fácil e infinitamente más guasíbilis. ¿Desde cuándo un buen pollo asado sólo necesita de tres minutos al microondas? Es de locos, Iñaki.
(Nota: por la urgencia del post no he podido adjuntar ninguna foto de alguna de mis obras maestras. Os la debo)

"Nos pusimos de comer hasta la txapela. Txakolí y pollo con fundamento."

4 Comments:

At 4:33 p. m., Anonymous Dr.Benway said...

Entre las vacas locas y los pollos locos por no hablar de las cocacolas de Bélgica aquellas tendremos que pasarnos a la carne de ornitorrinco o de unicornio (el cuerno de unicornio tiene la facultad de detectar venenos)

 
At 6:40 p. m., Blogger perrolutxo said...

Pues mientras sea ornitorrinco o unicornio ni tan mal. Por donde no paso es por las algas o el tofu. Y eso que como de todo, pero el tofu...
Me tiene que explicar eso del cuerno de unicornio.

 
At 7:06 p. m., Anonymous Dr.Benway said...

Verás amigo (si me permites que te llame así) el unicornio tiene un inconveniente a la hora de hablar de él: no sale en el National Geographic, quiero decir que como es un animal mitológico no existen unas características "oficiales" de su naturaleza mágica.
En muchas mitologías el cuerno de unicornio se puede usar para distintas cosas y tiene propiedades mágicas. Por eso según en quién te bases el cuerno tiene unas propiedades u otras. La mayoría coinciden en que tiene propiedades curativas, sin embargo en otras también se le atribuyen propiedades mentales e incluso Greg Standford en Rune Quest le da la posibilidad de detectar venenos, es más indica que una copa elaborada con cuerno de unicornio se romperá si alguien le pone un veneno dentro aunque sea diluido. Perfecto para que evitar los regicidios, pero claro está difícil de conseguir.

Saludos :)

 
At 8:35 p. m., Blogger perrolutxo said...

Llámame amigo, por favor. Yo te tutearé de paso. Me parece muy interesante lo del cuerno de unicornio. Desde luego, lo que es difícil de encontrar tiene que ser mágico a la fuerza. Tenemos que proyectar un buen plato con ese ingrediente.
Me parece que la copa de cuerno poco nos iba a durar con los alimentos de los supermercados. Mucho cancerígeno suelto.
Te agradezco en el alma que me hayas linkado en tu blog. Es todo un honor. Muchas gracias, de verdad.

 

Publicar un comentario

<< Home

Web Counter
Hit Counters

Powered by Blogger